La historia de la humanidad está llena de grandes hitos y desafíos conseguidos que han hecho que nuestra historia haya evolucionado hasta lo que somos hoy en día. Grandes "revoluciones" como el descubrimiento del fuego o el de la rueda, el desarrollo de la medicina, la revolución industrial, etc.

Bertha Benz 2Podríamos estar aquí hasta mañana pero nos vamos a centrar en algo que ocurrió hace casi 135 años, en 1888, y que sin duda tenemos que estar muy agradecidos de que ocurriese. El nombre de Bertha Benz seguro que os resulta, al menos, familiar. Fue la esposa de Karl Benz, que seguro os suena más. Quizás podáis relacionarlo con una de las marcas más deseadas actualemente en el mundo de la auromoción, Mercedes-Benz.

Lo curioso de Bertha, no es que era la esposa de Karl Benz, sino que financió la empresa de su marido a pesar de la oposición de su familia. Bertha estudió mecánica y estaba de manera habitual en el taller de su padre. En 1885, su marido Karl y ella crearon la empresa que años más tarde sería tan alabada y un año más tarde su primer prototipo de 3 ruedas vió la luz. En 1888, Bertha tomó una decisión, y eso que no era posible que las mujeres tomaran decisiones sin la aprobación de su marido en esa época, y decidió irse a visitar a la abuela con el primer vehículo de la empresa Benz.

Bertha Benz 4Sin haberlo planificado, o quizás sí, Bertha Benz se convirtió en la primera mujer en conducir un automóvil, aunque la experiencia no estuvo exenta de dificultades, y ella y los 2 hijos que se llevó con ella no tuvieron el viaje soñado, al menos durante el viaje, quizás una vez alcanzado el destino Bertha cumplió lo que tenía en mente.

Gracias a su experiencia en mecánica y su valentía, Bertha Benz logró llegar a su destino en 12 horas, aunque no fue tan fácil ya que tuvo que enfrentarse a varios contratiempos como quedarse sin combustible, averías mecánicas y otros fallos de funcionamiento. Tuvo que empujar el vehículo en alguna ocasión y buscar Ligroína en alguna farmacia, el combustible de la época. Requirió la ayuda de un herrero para repapar la rotura de una cadena de transmisión. Y atentos a su pericia al estilo McGyver, ya que tuvo que tapar un cable pelado con una liga, arreglar el sistema de ignición con una pinza para el cabello, y tuvo que desatascar una válvula obstuida con el alfiler de su sombrero.

Bertha Benz 3Para volver a casa, todo fue más sencillo, ya que una buena planificación del viaje era todo lo que Bertha necesitaba. Organizar el trayecto para pasar por farmacias para comprar combustible. Atravesar poblaciones con herrería por si algún problema mecánico aparecía, y asegurarse de que pasaban por zonas de abastecimiento de víveres y agua. Coser y cantar si tenemos en cuenta como fue el viaje de ida.

Incluso tuvo tiempo para mejorar su débiles frenos de madera colocando 2 suelas de zapato como pastillas, invento que después desarrolló junto a su marido y empresa. La prensa se hizo eco gracias al boca a boca y a la espectacularidad de ver y oir un motor de combustión por primera vez. Aunque la mayoría de población no parecía necesitar un medio de transporte que sustituyese a los carros de caballos al principio, tras unos años, el invento revolucionó el mercado y otras marcas se pusieron manos a la obra para seguir investigando. Toda esta revolución empezó con un pequeño paso de una gran mujer, que nos ha llevado hasta donde hoy está el mundo de la automoción. 

Quizás al final si que Bertha consiguió satisfacer su objetivo inicial, que no parece ser llegar a ver a la abuela, sino enseñar al mundo de lo que era capaz y como iba a revolucionar la movilidad.

Adrián Osés, Locos del Motor.


Visto: 1082

Comenta este articulo en el foro