Nos guste o no, las muertes en carretera son una lacra para la sociedad, y lo que es peor, son pérdidas irreparables para las familias y personas queridas. Inevitablemente, cada año fallecen un alto número de personas en accidentes de tráfico, y estamos obligados a trabajar en ello, para que cada vez sean menos, y lleguemos al objetivo que debería ser 0.

Accidentes 2023 2Está lejos que nadie fallezca en carretera, pero si ponemos todos de nuestra parte, podemos lograrlo. Nada es imposible, y cuando hay vidas humanas en juego, los esfuerzos deberían ser extremos, y con todos remando en la misma dirección. Marcas de automoción, conductores, peatones, tecnología, gobiernos y administraciones, ayuntamientos, fabricantes de neumáticos, y un largo etc.

Desde que tenemos datos en nuestro país, 1950, más de 325.000 personas han fallecido en las calles y carreteras de nuestro territorio. Profundizando en las causas de estas muertes, las distracciones, el exceso de velocidad y las sustancias que sí o sí tenemos que evitar al conducir (alcohol y drogas), son las culpables de más del 70 % de todos los siniestros. Lo bueno es que ya sabemos a qué atacar.

Debería haber acciones y sanciones más severas contra quienes reinciden en problemas de alcohol y drogas, como por ejemplo apartarlos de la circulación hasta que haya evidencias sólidas de que están rehabilitados. Debería haber mayor formación y vigilancia contra las distracciones, quizás enseñando a los causantes de accidentes las consecuencias directas que cómo quedan las familias que pierden a un ser querido. Accidentes 2023 3Para los que sobrepasan los límites de velocidad de manera usual, también se podrían realizar campañas con simulaciones para que viesen que ocurre a sus vehículos y peatones u otros vehículos en impactos a esa alta velocidad. Cosas que se nos ocurren, pero podrían ser cualquier otra siempre y cuando sean efectivas.

El balance provisional de siniestralidad vial de 2023 facilitado por la Dirección General de Tráfico, indica que se han producido el año pasado 1.145 víctimas mortales y casi 5.000 lesionados que han requerido hospitalización. Estos datos corresponden a las muertes registradas en las primeras 24 horas de ocurrido el siniestro, sólo en las vías interurbanas, a las que habrá que añadir las que, lamentablemente, se produzcan en los 30 días posteriores como consecuencia de las lesiones, además de los fallecidos en vías urbanas. Por tanto, los números reales, son más altos, y se mantienen similares a los de 2022, con 1.746 personas fallecidas.

Los datos indican que desde 2013 estamos ante un cierto estancamiento en el número de siniestro con víctimas y ello obliga a reaccionar sin dilación para reducir esta tragedia. Sencillo no es, pero se puede hacer más. Siempre podemos mirar a ver que hacen otros, y "copiar" lo que hacen los mejores. Accidentes 2023 4Nunca está de más, y seguro que otros países más avanzados están encantados de ayudarnos. Debemos recordar, que la gran mayoría de siniestros son evitables, esta es la base para llegar al objetivo de 0 muertes.

Otro tema a recordar, hay ciertos actores de esta película que son más vulnerables porque no tienen carrocería que los proteja. Son los peatones, ciclistas y motoristas. Preocupantes números en este grupo de personas, que aumenta considerablemente las cifras de incidentes desde 2015. Lo que se debe hacer para frenar esta sangría, debe estar basado en aumentar el control de los infractores, mejorar las infraestructuras, y sobre todo, aumentar la formación de todos los usuarios de carreteras.

Es imperdonable que hoy en día, todavía haya quien no usa el cinturón, no usa el casco, o no usa sistemas de retención infantil. Algo hacemos mal si esa gente no se plantea lo que puede pasar. No necesariamente por un error suyo, que también, sino por cualquier otra circunstancia que puede mandarles a ellos o a sus hijos o seres queridos a la caja de pino.

Lo del móvil es de traca también, ya que un alto porcentaje de vehículos nos permiten poder realizar o recibir llamadas con sistemas de manos libres, pero en general tampoco se usan. Las distracciones relativas al móvil crecen exponencialmente día a día, pero no sólo cuando se conduce, incluso también cuando se anda por la calle. Preocupante no, lo siguiente, así que es necesario darle una vuelta urgentemente. Lo ideal, y a copiar de otros países europeos, Japón o Estados Unidos. No perdemos nada por hacer uso de herramientas que a otros les funcionan correctamente, ¿no os parece?.

También es habitual escuchar que nuestro parque de vehículos en España es de los más viejos del continente, y es una realidad. Comentar que se están vendiendo en la actualidad el doble de coches usados que nuevos, y más número de piezas de segunda mano que nunca antes. Accidentes 2023 5Con una media de edad de nuestros vehículos de 14 años, el riesgo de fallecer en accidentes de tráfico se multiplica por 3, sin mendionar que los consumos no son los mismos que vehículos nuevos ni tampoco la contaminación que poducen. A mayor edad, más complicado es pasar la ITV, y por eso muchos conductores ni lo intentan. Tenemos que concienciar a todos sobre la importancia de chequear nuestro vehículo, y validar que es apto para seguir circulando de manera segura. Se barajan cifras de que cerca del 40 % ya no pasa la ITV...increíble. El caso es, que si no se ayuda a la sociedad a poder permitirse el cambio de vehículo, la edad media de la flota española va a seguri aumentando con el paso del tiempo.

El control de las infracciones se ha ido reduciendo con el paso de los años, y si comparamos con otros países del Viejo Continente, estamos bastante atrás. En España el número de radares por cada mil kilómetros es de cuatro, mientras que la media europea está en 10, aunque países como Bélgica o Gran Bretaña tienen alrededor de 20. Suecia dispone del mismo número de radares que España, pero con 36 millones menos de habitantes y 21 millones menos de conductores. Otro nivel, y probablemente están mejor colocados que la mayoría de los que tenemos en suelo español, donde en algunas ocasiones se percibe el afán recaudatorio más que el afán de velar con nuestra seguridad.

Para finalizar, queda cristalino que la formación es la clave de todo, y otros países así lo corroboran. Más del 80 % de los países de Europa disponen de un sistema muy completo y programado de formación teórico práctica obligatoria. Accidentes 2023 6Aquí, no os suena a lo mismo, ¿verdad? Nuestro modelo es un modelo formativo anticuado, y no se le da la importancia que le dan otros. Por ejemplo en Suecia, uno de los países más seguros del mundo, es precisamente el país donde hay más campañas y horas de educación-formación vial. Mucho que aprender aquí.

En infraestructuras hay que mejorar sí o sí, esto si debe de ser mejora continua real, y no puntual. Tareas a realizar muchas, pero se podría empezar prestando mayor atención a carreteras secundarias, realizar más auditorías de seguridad y tomar acciones al encontrar defectos, actuar sobre los tramos de alta concentración de accidentes en lugar de tan sólo colocar una señal, mejorar señalización y dar mayor uso a nuesvas tecnologías que apoyn la seguridad vial.

Y como último punto, se podría concienciar a las empresas de que prevengan en accidentes en carretera cuando se va o se vuelve de trabajar. Lo importante es llegar, pero no todos llegan, ya que se estima que el 30 % de los accidentes totales se deben a desplazamientos laborales. No todo debe hacerlo la DGT, sino que todos deberíamos remar en la misma dirección, y las empresas donde trabajamos podrían ayudar y mucho en este tema.

Lo más importante debe ser siempre la seguridad de todos, usar las herramientas y formar a todos para que más pronto que tarde, nadie muera en carretera. ¡Es posible!

Adrián Osés, Locos del Motor.


Visto: 125

Comenta este articulo en el foro