La seguridad en los vehículos debe ser cada vez mejor tanto para los ocupantes de los vehículos como para las personas que están fuera de ellos. Debemos evolucionar hasta llegar a conseguir 0 accidentes mortales en carretera.

La evolución está siendo clara y es que hace no tanto los números de muertes eran bastante más altos y las medidas de seguridad bastante escasas o deficientes. Por ejemplo, el cinturón de seguridad o los airbags eran elementos de los coches de lujo, y algo más tarde tan sólo ayudaban al conductor y a veces al copiloto. Los acompañantes de la parte trasera estaban bastante huérfanos ante cualquier tipo de susto o impacto.

Mucho se habla de la seguridad de los coches desde el punto de vista mecánico y eléctrico, pero hoy nos vamos a centrar en lo que sentían los acompañantes cuando iban en un coche sin cinturón de seguridad, sin sistemas de bloqueo de puertas, sin frenado de emergencia… y para comprenderlo os contaremos una historia.

Hace unos años dos hermanos iban en el super coche del hermano mayor. Llevaba a su hermanita a casa y en la rotonda ocurrió lo siguiente: el conductor gritó y soltó el volante para sujetar a la hermana y evitar que saliese despedida por la puerta. La puerta estaba mal cerrada y con la fuerza centrífuga, se había abierto. La niña lloró por el susto y ya no le gustaba ir en el coche de su tato.

Hoy la historia hubiera sido muy diferente. La mayoría de los coches tienen los sistemas de detección de puerta abierta o mal cerrada, con lo que los hermanos no hubieran emprendido la marcha hasta no tener la puerta cerrada. Además, muchos de los vehículos tienen la opción del bloqueo infantil de puertas, de esta forma se evita que un niño o no tan niño la abra por error. Como todavía queda algún coche sin estos extras de seguridad, podemos pensar en la seguridad de los métodos de retención infantil que son obligatorios y que hacen que los menores vayan bien sujetos en el interior de los vehículos. Y si ya no se es tan niño, está la obligatoriedad de usar el cinturón de seguridad en todos los asientos de los vehículos, cosa que antes la mayoría de vehículos ni los traían incorporados ya que los gobiernos no los exigían como obligatorios

Con todas las nuevas medidas, esa niña no se hubiera disgustado con su hermano y seguiría riendo siempre que fuese con él. Ahora pensad en vuestras experiencias con los coches o motos de hace unos años, seguro que tenéis anécdotas donde se os pusieron los pelos de punta por un gran susto que hoy en día se hubiese evitado de forma sencilla.

Debemos estar agradecidos por todo lo que las marcas están invirtiendo en I+D de seguridad y nuevas tecnologías para que nuestras vidas sigan sus caminos sin quedarse en accidentes, o que podamos volver a casa como nos hemos ido, sanos y salvos, ya que los nuestros nos esperan.


Visto: 108

Comenta este articulo en el foro