Experimentar la velocidad de un superdeportivo en tus carnes es algo único. Son sensaciones fuertes y difíciles de controlar. Si a esto unimos a gente que prueba por primera vez y a de copiloto, sin control sobre el coche, éste es el resultado. Algunos disfrutan, otros quieren parar y otros ponen caras de terror...¿os identificáis con alguno?

Visto: 83

Comenta este articulo en el foro