Como siempre solemos decir en Locos del Motor, la seguridad es la base de todo, así que tenemos que preocuparnos por ella y asegurarnos de que nos ayuda a seguir vivos, ya que siempre hay alguien esperándonos en casa. Desde el punto de vista sensorial, podemos decir que la vista es el sentido clave en conducción, así que sí o sí necesitamos tener una buena visibilidad para estar más seguros.

Ajuste de faros delanterosLas condiciones no siempre son las mejores, y a menudo podemos encontrarnos niebla, un temporal de nieve o agua, falta de iluminación en la carretera o problemas provocados por otros coches como el desliumbramiento, o por nuestro propio vehículo con iluminación deficiente, entre otras cosas.

Es por eso, que debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano para que las condiciones de visibilidad sean las mejores posibles en todo momento. Sí, también hay regulación obligatoria al respecto, pero no debemos cumplir el expediente, sino estar convencidos y probar que nuestras condiciones de visibilidad son las mejores que podemos tener.

Por eso el sistema de iluminación de nuestro vehículo debe estar en buenas condiciones para que nos de su mayor y mejor rendimiento. Los faros deben alumbrar bien y a la altura correcta, sin sobrepasar el límite de altura ya que podemos impactar en la visión de los coches que vienen de frente, y sin llevar nuestros faros demasiado bajos, ya que perderán eficacia y nosotros calidad de visión. Pequeño inciso, ante la duda de comprar un vehículo con sistema de iluminación nuevo o uno más antiguo, no debe haber lugar a dudas, el nuevo siempre, ya que nos garantiza mejor luz y por tanto mayor seguridad. Ajuste de faros delanteros 2Es clave ver lo mejor posible sobre todo de noche o en situaciones peligrosas. De hecho, una de las cosas de las que más orgulloso me siento de mi vehículo, es del sistema de iluminación. Es la noche y el día, y por más caro que sea respecto al sistema más convencional, prefiero conducir con mayor índice de confianza y seguridad. Quiero llegar sano y salvo a destino, no hay más.

Toda la iluminación es clave, pero los faros delanteros son los que deben guiarnos en nuestro camino, tanto para ver nosotros como para que nos vean los demás. El reglaje debe ser hecho de manera eficiente, así que mejor tirar de profesionales. Es una tarea sencilla y rápida para ellos, y valiosísima para nosotros.

Antes de entrar en cómo solucionar el problema, vamos a pensar que puede provocarlo. Es pura lógica, existen vibraciones que se transmiten a todo el vehículo provocadas por el motor y el suelo, entre otros factores. Sin duda éstas hacen que con el tiempo, la altura de los faros vaya disminuyendo poco a poco. También pueden bajarse por una incorrecta instalación o manipulación. Los golpes, por pequeños que sean también contribuyen. También hay que pensar en los guardias dormidos y rotondas, que siempre contribuyen a flexionar y torsionar la carrocería y de ahí el movimiento de ciertos componentes. Y por último, la carga que llevemos también puede influir ya que las inercias del movimiento del vehículo tienden a aumentar. 

Ajuste de faros delanteros 3Antes de ponernos a solucionar el problema, debemos asegurar que cumplimos con ciertas normas básicas, como por ejemplo que los 4 neumáticos estén inflados con su presión óptima y a poder ser tener el tanque de combustible a mitad de carga. Los amortiguadores deben estar en buen estado y bien nivelados. La altura de faros debe estar alineada con la posición cero, es decir, la más baja posible. El coche debe estar recto y sobre firme plano, y la pared donde haremos el calibrado debe estar en buenas condiciones, perpendicular al vehículo y recta también. De nuevo todo cosas lógicas, pero que hay que cumplir para hacerlo bien.

Vamos a ello, primer paso: colocar el coche y marcar. Se pone el coche a 30 cms de la pared y se encienden los faros. Se mide la distancia desde el centro de los faros al suelo. A esa altura, se pega la cinta en posición horizontal sobre la pared y, con dos tiras de cinta adhesiva en posición vertical, se forma una “T”, marcando el centro de los focos. A continuación, se mueve el coche marcha atrás para dejarlo a una distancia de 10 metros de la pared. Si no se dispone de tanto espacio, también se puede colocar a 5 metros de la misma, aunque luego habrá que corregir los cálculos para adaptarlos a esa distancia. Por esa parte no hay problema, es una regla de 3.

Ajuste de faros delanteros 4Segundo paso: poner una cinta adhesiva de corrección, además de otra línea en posición horizontal. Para ello, debemos calcular la distancia a la primera línea según el ángulo de inclinación del faro y también según la distancia a la pared. Consulte la pegatina que lleva el faro con la información sobre su ángulo de inclinación. Si el ángulo de inclinación es de 1,2°, a una distancia de 10 metros de la pared esto supone que la línea de corrección debe encontrarse 12 centímetros por debajo de la primera línea que marcamos. Si la distancia es de 5 metros con la misma inclinación, la línea de corrección quedará 6 cm por debajo. Son matemáticas simples.

Tercera etapa: encender los faros y comprobar. Cuando encendamos los faros a la distancia de 10 metros, el centro del cono de la luz debe tocar la línea de corrección horizontal. Por otra parte, el haz de luz principal debe caer entre las dos líneas verticales que hemos marcado.

Y cuarto y último paso: ajustar los faros según las referencias. Se realiza girando los tornillos de regulación de faros delanteros que estos llevan en su parte posterior. Uno de los tornillos sirve para ajustar la altura de las luces del coche y otro para la inclinación horizontal del faro. Una vez el ajuste sea el adecuado, tendremos alturas correctas para una buena época si no tenemos golpes, aunque conviene revisarlo cada cierto tiempo para asegurar que no caen.

Eso sí, no todos los tipos de luces pueden ajustarse de esta manera, y sobre todo las más modernas, pueden ajustarse mediante botones y electrónica, así que toca pasar por el taller sí o sí. Recuerda, esto sí es por tu seguridad y por la de los que te rodean. Merece la pena ir al taller sin duda.

Adrián Osés, Locos del Motor


Visto: 868

Comenta este articulo en el foro