Mercedes lleva colaborando con la FIA desde 1996 proporcionando el coche de seguridad y el coche médico para los grandes premios de Fórmula 1. Y esta temporada estrenan modelos, ¿adivináis cuáles? Muy fácil, dos de sus más recientes creaciones, el Mercedes AMG GT S como "safety car" y el Mercedes C63 AMG S como coche médico. Mercedes AMG GT S Safety car F1Importante papel el de estas bestias ya que juegan un papel determinante en las carreras, tanto devolviendo las carreras a la seguridad tras diversos percances, como siendo el primer coche en llegar a la zona de un accidente. Hay que reconocer que la estrategia de Mercedes es brillante ya que dan a conocer sus modelos al mundo gracias a uno de los deportes más seguidos a nivel mundial.
El AMG GT S sustituye al SLS AMG como Safety Car, modelo utilizado en las temporadas anteriores y hará su debut en la pista de carreras como coche oficial de seguridad del 'Formula One World Championship', mientras que el C63 AMG S Estate estará a disposición de los pilotos para brindar atención médica de emergencia de forma eficaz.
Las características del AMG GT S son espectaculares. Se trata del segundo coche deportivo desarrollado independientemente por Mercedes-AMG y cuenta con motor central delantero, un V8 biturbo con lubricación por cárter seco, transmisión de doble embrague y suspensión deportiva. La potencia del V8 de 4.0 litros es de 510 CV y el par de 650 Nm y acelera de 0 a 100 km/h en tan sólo 3,8 segundos. Todo ello es tan espectacular como necesario para "poder seguir" a los Fórmula 1. Quien dice seguir dice aguantar cuando están relajados. Su velocidad máxima es de 310 km/h y tiene el paquete Dynamic Plus con el que aumenta la dinámica de conducción. Mercedes C63 AMG S Medical car F1Las 2 grandes ventajas del superdeportivo son su bajo centro de gravedad y se reparto de pesos de 47 % en el eje delantero y 53 % en el eje trasero que lo hacen muy estable.
Por su parte, el Mercedes-AMG C 63 S 'Medical Car' debutará en Australia, donde irán dos doctores especialistas seleccionados de los hospitales cercanos al circuito.
Con características muy similares al AMG GT S, el C63 AMG S Medical Car tiene que ser el primero en llegar al lugar del accidente para dar a los pilotos el mejor servicio y asistencia posibles. Motor V8 biturbo de 4.0 litros con 700 Nm de par y 510 CV de potencia. Acelera de 0 a 100 km/h en sólo 4,1 segundos. Y al igual que el coche de seguridad, cuenta con un cambio deportivo de siete velocidades, apoyos dinámicos del motor y bloqueo electrónico del diferencial del eje trasero.
Cada año, la Fórmula 1 se supera en rendimiento, y como veis, los coches de seguridad y médicos también evolucionan de la mano de Mercedes-Benz.
 

Visto: 60

Comenta este articulo en el foro