PeralteEl peralte es como se conoce a una de las herramientas de diseño de carreteras y circuitos. No es nada más que una inclinación o ángulo que tiene ciertas ventajas a la hora de construir carreteras o circuitos para conseguir mejorar el agarre, la estabilidad y la seguridad de los vehículos que circulan por esta carretera o circuito.

La diferencia de altura específica entre los lados de una curva es lo que conocemos como peralte, y llamamos a estas curvas, curvas peraltadas. Se mide hacia el interior de la curva, estando la pista inclinada en dirección a la parte interna de la curva. Su finalidad es clara y sencilla, mejorar los parámetros más importantes de seguridad. El peralte ayuda a girar a mayor velocidad sin comprometer la estabilidad y el agarre de los neumáticos del vehículo que circula por ella. 

No es la primera vez que mencionamos la fuerza centrífuga, que en este caso es clave al pasar por una curva. El peralte también contribuye a contrarrestar la fuerza centrífuga que actúa sobre el vehículo en una curva tendiendo a hacer que el vehículo se mantenga circulando en línea recta debido a la inercia. La fuerza centrífuga empuja al vehículo hacia el exterior de la curva, pero el peralte actúa contra este fenómeno. A mayor peralte, mayor contrarresto de la fuerza centrífuga, consiguiendo trayectorias más estables de los vehículos que pasan por esa curva.

Peralte 4Los diseñadores de carreteras y circuitos, utilizan esta herramienta de manera habitual, ya que es sencilla de aplicar y da buenos resultados mejorando números de seguridad vial, eso está claro. Los vehículos pueden tomar curvas a mayor velocidad sin ver comprometido el control sobre el vehículo. Esto es mejor ý más fluida circulación en carreteras, y más vistoso espectáculo en los circuitos de carreras.

Otra gran ventaja, en este caso mecánica, es la reducción del desgaste de los neumáticos ya que la fricción lateral se ve reducida y por tanto el desgaste lleva el mismo camino, se reduce. También existe una ventaja clave sobre los ocupantes del vehículo, especialmente el conductor, que experimenta menores fuerzas laterales, y por tanto menor estrés físico cuando toma curvas peraltadas. Y desde el punto de vista ingenieril, un peralte contribuye a mejorar la eficiencia del vehículo que circula por esa curva, ya que se pueden mantener velocidades más constantes y por tanto se puede optimizar el consumo de combustible.

Y si pensamos en las aplicaciones, creo que es sencillo adivinarlas. Las zonas con carreteras complicadas o con alto riesgo de accidente son las primeras donde deberíamos utilizar esta herramienta. Por ejemplo, en carreteras de montaña, se diseñan peraltes importantes teniendo en cuenta el radio de la curva, para garantizar el paso seguro de los vehículos. Peralte_5.jpgOtro ejemplo claro son las autovías y autopistas, diseñadas para rodar a alta velocidad y donde es clave reducir los hándicaps de las curvas para que la seguridad vial no se vea comprometida. Y por último, y no por ello menos importante, no podemos olvidarnos de los circuitos de carreras, donde un peralte importante puede provocar mayor vistosidad en las carreras y sobre todo, ganar en seguridad de los participantes en las carreras. ¿Quién no tiene en mente las curvas superperaltadas del antiguo trazado de Monza? Podríamos dormir tumbados allí y al despertar ver el horizonte sin mover nuestra cabeza o cuello. También la espectacular curva superperaltada de Zandvoort. Los óvalos de la Indy Car son otro gran ejemplo de una buena utilización de los peraltes, y ya conocéis el espectáculo americano en las carreras...

En fin, que no todos podemos ser conscientes de que es un peralte y cómo nos puede ayudar, pero si están bien utilizados, son una herramienta poderosísima que suma y mucho para lo más importante en nuestras vidas, nuestra seguridad y la de la que nos rodean, pero también puede usarse con fines competitivos, y a los que nos gustan las carreras sabemos a que nos referimos. Darle una pensada a donde tenéis peraltes a vuestro alrededor, y en que carreras podemos verlos.

Adrián Osés, Locos del Motor


Visto: 580

Comenta este articulo en el foro