Tener que pagar cuotas anuales o mensuales por ciertos servicios se está convirtiendo en una práctica muy habitual en ciertos sectores y todo apunta a que el de la automoción será el siguiente en sumarse a esta forma de beneficio.

Pagar extra en coches 2El ejemplo más claro son las cuotas de mantenimiento y gestión que las entidades bancarias nos aplican por gestionar nuestro dinero. Es abusivo y no nos hace ninguna gracia, pero la verdad es que es complicado deshacerse de estas prácticas ya que cada vez menos bancos permiten eliminarlas, o para ello te piden "fidelizarte" contratando otros de sus servicios. Al final o pagamos cuotas o contratamos seguros, planes de pensiones o inversiones con ellos. Nos tienen bien cogidos sí o sí.

También tenemos que pagar por ejemplo en el mundo de los videojuegos, donde hay que pagar por "servicios extra" como por ejemplo liberar personajes, armas, vehículos o lo que se os ocurra que pueden mejorar la jugabilidad del videojuego.

Pagar extra en coches 3En otros sectores, como puede ser el de compra online, también podemos ser considerados "premium" por la empresa con la que trabajamos si pagamos una cuota fija cada año. Eso nos da ciertas ventajas y ser tratado de manera más VIP. Nos adelantan en colas de espera, nos perdonan los gastos de envío si gastamos más de cierta cantidad en su web, nos dan acceso a productos que otros clientes no pueden acceder, etc.

El caso es que si pagas de manera fija, las empresas ganan más y los clientes sienten que son más importantes que otros clientes y esto les invita a gastar. Conclusión, negocio redondo. Punto negativo para los clientes con capacidad de análisis, el gasto se incrementa y no siempre merece la pena.

Pagar extra en coches 4El siguiente sector que va a optar por esta modalidad de fidelización de clientes es la automoción. Varios fabricantes ya se plantean que pueden hacer en los vehículos para que si el cliente paga reciban algo diferente al resto de clientes. Se fabricaran los vehículos con todo tipo de capacidades, pero será el ordenador quien cape todo lo que el vehículo puede hacer para que el cliente pague extras por ello. Ejemplo, el radio de giro se limitará electrónicamente a no ser que quien compre el vehículo pague un extra fijo al año para poder disfrutar del radio de giro máximo de la dirección del automóvil.

Pagar extra en coches 5El concepto será el mismo para otro tipo de características del vehículo. Otro ejemplo, la potencia del motor estará capada a X caballos de potencia a no ser que el cliente pague un extra anual que le permita disfrutar de un poco de potencia adicional. Habrá quien lo pague sin dudar, otros tendrán claro que no pagarán ningún extra anual.

Desde el punto de vista de los fabricantes, es la jugada maestra para exprimir aún más la relación costes/beneficios. Veremos si desde el punto de vista de cliente esta fórmula triunfa o no. Nos atrevemos a pronosticar que triunfará en los sectores premium y superlujo, pero estamos prácticamente seguros de que no lo hará en los vehículos estándar. Lo veremos en breve.

Adrián Osés, Locos del Motor.


Visto: 121

Comenta este articulo en el foro