Los colores de los coches son algo muy personal ya que pueden marcar la diferencia a la hora de elegir un modelo u otro. Ya sea por precio, preferencia personal o belleza global del vehículo, normalmente el color es un factor importante a la hora de comprar un vehículo.

Si echamos una ojeada a un parking lleno de vehículos, o nos sentamos durante un rato en un banco al lado de una carretera, podemos darnos cuenta de que hay muchos vehículos de ciertos colores y muy pocos de otros colores. ¿Por qué será? Buena pregunta.

Podéis empezar por pensar de que color es vuestro vehículo y si fue algo importante para vosotros a la hora de decantaros por el que hoy en día es vuestro coche. Los coches blancos, negros o grises forman una amplia mayoría, por ejemplo.

En números, el 35 % de los vehículos vendidos hoy en día en todo el mundo es de color blanco. Por tanto, un tercio son blancos, así que si observáis un rato la gran mayoría deberían ser blancos, ¿os cuadra? Por otra parte, el 18 % son de color negro a nivel mundial. Le siguen el plateado con el 15 % y el gris con el 10 %. Estos 4 colores suman el 78 %, así que no queda mucha cuota de mercado para el resto de colores.

En cuanto a España, los números varían y el blanco ya no es el favorito en los 2 últimos años (sí lo era hasta entonces). Gana el gris con el 25,5 % de los vehículos nuevos, plata para el blanco con el 22 % y bronce para el azul con un 15 %. Después viene el negro con 13%, el plateado con 10,5 % y el rojo con 8 %.

Por otra parte, las tendencias también han cambiado con los años. Cuando hace 20 años el gris era el color estrella en vehículos nuevos, hace 5-7 años el blanco tuvo una gran subida y se quedó con la parte más alta del pódium. La pregunta es, ¿porque varía la tendencia en colores de vehículos? La respuesta suele ser casi siempre la misma, el dinero hace que las cosas fluyan y tomen cuerpo.

Las marcas siempre han visto los colores como un filón para ganar dinero con cada unidad vendida. Es sencillo, si el blanco está de moda y gran parte de mis pedidos son vehículos pintados en blanco, pongo el blanco como un color opcional. ¿Qué quiere decir esto? Que puedo cobrar un extra por este color. Los colores no habituales pueden ser a coste 0 Euros, o venir de serie, pero los colores más demandados tendrán un suplemento.

Por otra parte, la publicidad nos incita a decantarnos por ciertos colores. Y esto también está estudiado para que nos “lleven” a comprar el que más le interesa a la marca. Hoy en día hay ejemplos claros donde algunos colores “quedan como un guante” gracias a la configuración estándar del vehículo. Los Range Rover son un claro ejemplo ya que la parte superior de la carrocería suele ser negra. Por tanto el blanco y gris le quedan como anillo al dedo.

Otro buen ejemplo son los Mini que suelen llevar pasorruedas negros, los Renault Scenic/Espace con techos oscuros, o los SEAT León FR con la parrilla y faldón trasero en negro. Los Citroen Aircross también combinan colores muy bien. En definitiva, que está todo estudiado para que compremos ciertos colores. Suelen dar al ojo y las marcas usan elementos de la carrocería para crear contrastes que nos hacen elegir el color que ellos quieren, obviamente por un extra de dinero.

La marca gana y la mayoría de clientes están contentos porque su coche queda muy bonito con su combinación de colores elegida. Todos contentos.

Buen negocio, la verdad.


Visto: 106

Comenta este articulo en el foro