Tarde o temprano todo padre y madre debe lidiar con las peticiones de regalos que llegan por parte de sus hijos, y no siempre es sencillo gestionarlas de la manera más adecuada según tus ideales, situación de ese momento y otros factores o variables que siempre nos afectan.

Rolls Royce Silver Cloud 1959Otros tienen objetos que nuestro hijo también quiere tener, y por tanto nos lo va a pedir más pronto que tarde. Habrá veces que se los daremos, pero otras quizás nos convenga no ponérselo fácil y enseñarle a valorar lo que cuestan las cosas. En otras ocasiones simplemente no podremos permitirnos ese gasto o consideremos que ese regalo no aporta nada bueno a nuestro retoño.

Rolls Royce CullinamSean cuales sean los motivos de decir que sí o que no a la petición de nuestro niño, lo realmente importante no son ni los regalos ni las razones por las que se los damos o no. En realidad, lo que debería estar en el top de nuestro podium es pasar tiempo de calidad con nuestro niño o niña y enseñarle los valores necesarios para apreciar todo lo bueno que tiene a su alrededor y llegar a ser una buena persona que ayude a los demás cuando lo necesiten.

Hoy os enseñamos un ejemplo que nos enseña muy bien lo que comentamos en los párrafos anteriores, que tu hijo quiere un Rolls-Royce porque sus amigos tienen uno, pues lo va a tener. Pero, ¿cómo? Su padre invierte nada más y nada menos que 68 días de trabajo de precisión para crear una maravilla para disfrutar con su hijo. Eso sí, el niño está muy presente en todo el proceso desde el diseño hasta la fabricación, incluído el test de calidad final, como no podía ser de otra manera.

Una vez disfrutado de este vídeo, ¿no os entran ganas de hacer un proyecto similar para vuestro niño o niña? No tiene porque ser un Rolls-Royce, ya que al final lo importante es el tiempo de calidad en familia, sin dejar de lado nuestra pasión por los vehículos y el mundo del motor. El modelo, a vuestra elección.

Adrián Osés, Locos del Motor


Visto: 742

Comenta este articulo en el foro