Uno de los hándicaps a la hora de comprar un vehículo nuevo son los días que debemos esperar para recibir nuestro pedido. En la mayoría de ocasiones tan sólo recibimos una fecha estimada de entrega, por lo que las esperas suelen ser complicadas y largas, y sinceramente, no mola, como suele decirse coloquialmente.

Renault Fast TrackSin duda, si alguien consigue reducir estas esperas será un puntazo que hará que muchos clientes se decidan por esa marca, y después el resto intentarán copiar la fórmula para conseguir el éxito y aumentar sus ventas. Al fin y al cabo el tiempo de espera es, cada vez más, un punto muy importante a la hora de cerrar un negocio.

Los fabricantes de vehículos se han dado cuenta y alguno de ellos ya se ha puesto las pilas con este tema, que claramente puede darles muchos puntos para batir a sus rivales. Renault es uno de ellos y hace unos pocos meses ya lanzó un proyecto llamado "Fast Track".

Esta fórmula tenía como objetivo asegurar un plazo de entrega de cierto vehículo en un tiempo inferior a 30 días. Suena espectacular ya que como sabéis los tiempos medios están por encima de los 100 días, e incluso en alguno modelos nos vamos por encima del año, sí habéis leído bien, un año de espera o más para recibir el vehículo que has pagado, al menos parcialmente.

Renault Fast Track 2La marca francesa lanzó su Fast Track con uno de sus modelos estrella, el Renault Captur, y como los clientes han reaccionado muy bien a la propuesta, Renault ha ampliado su Fast Track al Megane y al Arkana. Una pena si os decidís por otro modelo Renault, ya que de momento tendréis que esperar una media de 4 meses, pero puede que cambieis de idea y en lugar de un Clio por ejemplo, os decantéis por un Megane debido a esta gran ventaja de tiempo.

Hay que tener en cuenta que el negativo contexto mundial ha ido incrementando los tiempos de espera, sobre todo en algunas marcas que no tenían tan buena planificación de aprovisionamiento como otras, por lo que la ventaja del Fast Track es incluso mejor de lo que parece.

La clave que Renault usó con el Captur Fast Track fue definir unos equipamientos "colchón" que se llaman, de esta manera la fábrica puede producir sin tener pedidos en su bandeja de entrada ya que sí o sí están vendidos gracias a esta fórmula. Renault Fast Track 3El movimiento es inteligente ya que desde el punto de vista de producción, es mucho más sencillo secuenciar todo y se reducen las esperas en las fases de montaje y distribución. Para además adaptarse a la moda eléctrica, los modelos Fast Track pueden equiparse con motor E-tech híbrido de 145 CV y con motor midhybrid de 140 CV, ambos con etiqueta ECO.

Para el Megane, se ha apostado por lo que más se vende, como es lógico, la motorización TCe de 140 CV, y para el emergente Arkana por la versión RS Line con todos sus extras y también motor E-tech híbrido de 145 CV. Este es el impulso que le hacía falta al Arkana que está en el podium de su categoría, y subiendo.

Este movimiento maestro de la marca francesa nos demuestra su escucha activa al mercado y su rápida adaptación a diferentes formas de vender productos. No se han focalizado en vender coches, sino en como vender mejor independientemente del producto que fabrican. El resultado es más que sobresaliente, con incremento de ventas y excelente satistacción de sus clientes. Jugada maestra que seguro otros ya están pensando en copiar más pronto que tarde.

Adrián Osés, Locos del Motor


Visto: 680

Comenta este articulo en el foro