Lo de personalizar los vehículos siempre ha estado más de moda o menos dependiendo de los países, épocas y situación económica, pero una personalización bien hecha nos puede hacer ver creaciones realmente exclusivas. Mercury 1950'sLa exclusividad es uno de los deseos humanos más comunes. El que nadie tenga lo que tú tienes se lleva mucho. Nos viene a la mente las matrículas personalizadas de los países del Golfo Pérsico que son compradas con petrodólares y valen más que los supercoches que las llevan, por ejemplo. Hoy vamos a ver un clásico americano de los años 50, un Mercury personalizado que luces gran número de detalles y está impoluto, Toda una pieza de coleccionista. ¿Os lo compraríais?

Visto: 70

Comenta este articulo en el foro