Hispano-Suiza fue una marca legendaria que en tiempos peleó codo a codo contra nada más y nada menos que Rolls-Royce, y ahora lanza una nueva ofensiva con sus hyper cars eléctricos.

El Carmen Boulogne es la versión más deportiva de su predecesor Carmen. Es el segundo modelo de la marca en esta nueva época y tiene unos números de quitar el hipo. Como suele ser habitual será prácticamente imposible ver en directo uno de ellos porque la producción va a ser muy limitada.

Tan sólo está planeada la fabricación de 19 Carmen, de ellos tan sólo 5 serán Carmen Boulogne. Eso sí, los números dan escalofríos con 1.114 CV’s de potencia, velocidad máxima limitada de 290 km/h y aceleración desde parado hasta los 100 km/h de 2,6 segundos.

Todo tendrá lugar en Barcelona, y la exclusividad y el lujo serán sus armas contra los rivales. El “apellido Boulogne” del Carmen es un recuerdo de algo épico para la marca que ocurrió en 1921, 1922 y 1923 en la ciudad francesa de Boulogne. Hispano Suiza ganó de manera consecutiva una carrera de resistencia de 3 horas y media con el mítico Hispano Suiza H6.

Como hacen otras marcas, Hispano Suiza recuerda sus victorias en el mundo del motor a lo grande. Dando hasta 95 CV’s más de potencia al Carmen Boulogne sobre el Carmen gracias a reducir su peso en 60 kilogramos optimizando diferentes elementos estructurales.

4 motores se encargan de repartir la potencia al Boulogne, uno en cada rueda. El par de cada uno de ellos es controlado por sistemas vectoriales gracias a la experiencia de Fórmula E. La aceleración es bestial llegando hasta alcanzar 1.600 Nm de par motor. Las baterías de litio permiten una autonomía de 400 kilómetros gracias a su capacidad de 80 kWh. Lo bueno es que pueden cargarse en sólo 30 minutos, aunque no a tope de su capacidad, y además tienen un sistema de control de temperatura que asegura que las baterías trabajen siempre de manera óptima.

Como suele ser habitual en este tipo de hypercars, el Carmen Boulogne es totalmente “customizable”, con la fibra de carbono como protagonista. Eso sí, será sólo accesible para quienes tengan al menos 1,65 millones de euros en su bolsillo. Claro que irá subiendo si tiramos de personalización dada su fabricación manual, precisa y detallada.

Los que estéis enamorados del Carmen Boulogne, tendréis que esperar hasta 2022 para recibirlo. Imaginad lo contentos que estaréis con él teniendo en cuenta que será necesario un año entero para fabricar cada unidad de forma completa. No puede tener defectos …

https://www.youtube.com/watch?v=11jP5mQ_ZZw


Visto: 83

Comenta este articulo en el foro